jueves, 15 de octubre de 2009

PARADOJA DE SIGNIFICANTES.

Me parece imposible que TODO quepa en sólo dos sílabas.

Dos sílabas pueden ser MUCHO, cierto; pero también son NADA.

11 comentarios:

  1. Casi todo cabe. O casi nada.

    Besos (también dos).

    ResponderEliminar
  2. Interesante entrada, Juanjo.

    En un ataque de reduccionismo, se me ocurre que podríamos simplificar ese TODO a una sóla sílaba: SOY.

    Aunque una sílaba parece que sigue siendo mucho. Tenemos, pues, un serio problema, ummmm... Así que eliminamos esa triste y solitaria sílaba. Y, ¿qué nos queda? Pues la paradoja perfecta, aquella que misteriosamente acaba reconciliándose: la imagen que nos dejaste...

    Dije que iba a cruzar ese puente, pero antes de irme, te dejo un beso y un,

    Hasta muy pronto, amigo

    ResponderEliminar
  3. Así es MySelf, todo es fruto de la paradoja... el TODO y la NADA. Y en el cuenco de nuestras manos, si la voluntad así lo quiere, caben el fruto de esas dos palabras.

    Un abrazo para Juan y muchos besos con sonrisa, para tí, mi ciber amiga.

    ResponderEliminar
  4. Dos sílabas tiene el amor, y ya ves...

    Muchos besos, todos.

    ResponderEliminar
  5. Se me olvidaba...Tienes un premio en mi blog.

    To dos los besos del mundo.

    ResponderEliminar
  6. Cabe tanto como la inmensidad y la nada misma… Buena la comparación. Un gusto leerte. Abrazos.

    ResponderEliminar
  7. BEL, no hay mejores dos sílabas que esas que tus labios brindan a mi comisura.

    MYSELF, ¡tu verbo siempre tan lleno de enjundia! Agradezco que le saques tanto partido a la entrada. Me gustó tu puente y que lo estés cruzando.

    MARGOT, es estupendo el reduccionismo fructífero al que sometes la paradoja.

    SAK, también para ti, muchos besos, todos (excelente tu secuencia de bisílabos). Y gracias, de nuevo, por tu generosidad conmigo.

    SALVADOR, gracias. El gusto de leerte lo tengo yo siempre.

    ResponderEliminar
  8. Hay algunas problemáticas filosóficas/linguísticas con estas dos "palabras". Una es el extremo supuesto de la otra, pero los opuestos no son otra cosa que -repito- el extremo de lo mismo.

    Me pregunto si habrán otros que se pregunten si usamos bien o no estas palabras. Cuando uno dice: No sé nada. Está diciendo que sabe algo, verdad? o quitamos ese "no" o quitamos ese "nada". ¿Me entiende la problemática? o más bien el "error".

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. En honduras filosóficas no voy a entrar, aunque se me ocurren situaciones paradójicas en que nada puede ser todo lo que se precisa y viceversa, en que todo puede que no valga de nada. Ahora bien, lo de los extremos, en clase de lengua, se ilustra bien explicando la antonimia de tipo gradual: dos extremos que incluyen poco, algo, bastante, mucho, demasiado...

    Por otro lado, siguiendo la vertiente lingüística, la doble negación sólo es con "nada" pospuesto al verbo. Si no te gusta, siempre te queda la opción de anteponerlo y, por ejemplo, en vez de decir "No sé nada", puedes decir "nada sé". Por mi parte, yo soy de la vieja y sabia opinión de que sólo sé que no sé nada, lo cual, claro, ya es saber algo (aunque no todo). O sí.

    Salu2.

    ResponderEliminar