viernes, 23 de abril de 2010

DÍA DEL LIBRO


Que hoy celebremos el día del libro y el día de la rosa tiene, como todo en esta vida, una explicación. O, para ser más exactos, dos.

La primera atañe a la rosa y nos habla de un legendario Sant Jordi, una legendaria princesa y un legendario y malogrado dragón, de cuya sangre derramada al morir brotó un rosal. La princesa y el caballero no vivieron felices ni comieron perdices; pero, como quiera que antes de volver grupas, Sant Jordi obsequiase a la regia doncella con la rosa que más refulgía bajo el sol su bermellona hermosura, hoy, día de este santo patrón, los catalanes acostumbramos a regalar rosas a las mujeres que amamos.

La segunda explicación atañe al libro y, aunque no legendaria sino real, contiene algún engaño. El Día Internacional del Libro debe su fecha conmemorativa a la casualidad de que quienes han llegado a ser los escritores más universales, Miguel de Cervantes y William Shakespeare, falleciesen un 23 de abril de 1616 —casualmente, el dramaturgo inglés parece haber nacido también un 23 de abril, cincuenta y dos años antes—. Sin embargo, cabe saber que tal fecha señala días en realidad distintos. Efectivamente, en aquel año de 1616 regían en España e Inglaterra calendarios distintos. Mientras que aquí se había adoptado en 1582 el calendario gregoriano, acullá continuó en vigor el juliano hasta 1756. Si consideramos que el desfase temporal que el nuevo calendario intentaba enmendar era de diez días, ha de concluirse que el autor de Hamlet falleció, según fecha gregoriana, el 3 de mayo. Pero poco importa esto; después de todo, en rigor, Cervantes tampoco murió aquel 23 de abril de 1616, sino que tal fue el día de su entierro. En realidad, había fallecido el día anterior.

En fin, razones imperfectas para un día perfecto.

Us desitjo a tots una feliç diada.
Addenda: Como suelen decir los italianos, se non è vero, è ben trovato; pero, por si alguien necesita apoyar la celebración en efemérides más precisas, el Inca Garcilaso de la Vega murió ese mismo 23 de abril de 1616. Y, sólo durante el siglo XX y dentro del ámbito de las letras hispánicas, fallecieron también un 23 de abril Eugenio Noel, Edgar Neville, Alejo Carpentier y Josep Pla
Nota: Entrada publicada originalmente en el A Contraluz original. Mutatis mutandis.

18 comentarios:

  1. Per raons òbvies, permet-me ser el primer en comentar un post tan ben parit. I en felicitar a tots els Jordi que, com és el meu cas, tenen una, no princesa sinó reina, a la qual regalar una rosa (i tot un ram, si cal...i cal).

    Ejem...psss, un secret...la meva també sap grec (com aquesta del Polònia...jajaja)

    Salut.

    ResponderEliminar
  2. Una hermosa fiesta que voy a intentar fotografíar para intentar captar su alegría en las ramblas de Barcelona.
    També et desitjo un bon dia en aquesta primavera que es desperta a poc a poc. Quin llibre regalaràs a la teva princesa?

    ResponderEliminar
  3. Había leído comentarios en blogs que se saludaban y no sabía el origen
    es una muy bonita costumbre para agasajarse, todos los que se amen.

    Qué bolonki eso de las fechas para conmemorar, se murieron otro día, lo detallaste perfecto.

    Feliz fin de semana,

    ResponderEliminar
  4. M'han dit que has escrit coses molt maques al mur. Dilluns les miraré que avui he arribat just per cantar i no he tingut temps!

    Espero que hagi estat una bona diada.

    Un pettó i una abraçada.

    ResponderEliminar
  5. VALAF, Felicidadesen tu onomástica (permíteme el vocablo afectado, por ser helenismo). Y tranquilo, que tu secreto está a salvo, je, je.

    JOSELU, espero que te haya ido bien el reportaje fotográfico. Le he regalado a Montse los tres volúmenes de la Gramática del català contemporani y un recopilatorio de cartas de amor escritas a lo largo de la historia por grandes plumas como Oscar Wilde, Lord Byron, Flaubert...

    AURORAINES, no puede haber mejor día que aquel en que se intercambian rosas y libros los enamorados.

    LAIA, fue un día estupendo (como el de hoy en que, por primera vez hemos llevado a los niños al Camp Nou, aprovechando el horario infantil en que se jugaba el partido). En cuanto a lo del muro, la gente exagera; se trata de mi estrofa favorita de tango, de una breve variación a mi verso preferido de Neruda y de un par de poemitas compuestos a vuela pluma y que precisan de mucha dedicación todavía (si parecen buenos, debe de ser porque el sentimiento que encierran es sincero). Seguro que aún estarás tú a tiempo de escribir algo.

    Un abrazo a todos.

    ResponderEliminar
  6. Coincido con jnj: no hay nada mejor que intercambiar rosas y libros. Muy bueno.

    ResponderEliminar
  7. No tenía ni idea del moivo de regalar una rosa y un libro, te agradezco la explicación, es curioso, muy curioso. Me incluyo a San Jordi. Un perfume y una ilustración.

    Un beso, jnj

    ResponderEliminar
  8. FRANK, da miedo, sin embargo, que un día te dejen el libro en formato electrónico junto con una dedicatoria virtual cuyo fondo sea una rosa jpg. Ojalá este día siga siendo fragante, con olor a papel y a flor. Un abrazo.

    ASHIA, tu presencia es el mejor regalo. Y, en cuanto al motivo de regalar libros y rosas, este se viste de historia y de leyenda; mas, en última instancia, no es sino amor. Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Disculpa que llegue un poco tarde Juanjo. Mea culpa... Permíteme que te envíe un hermoso ramo besos y un campo flores entero, a todo color, por supuesto, y en formato texto de toda la vida.

    Fortísimo y generoso abrazo

    ResponderEliminar
  10. Buscaré un ratito para sentarme en ese campo y escuchar apaciblemente el 'Lamento de Dido'.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  11. Aprendo con el profe preferido.

    Un beso y mil rosas.

    ResponderEliminar
  12. Gracias, alumna preferida.

    Mil besos y rosas.

    ResponderEliminar
  13. No vaig escriure res en el mur de l'institut per falta de temps i de gràcia. Però vaig poder passar el dia de Sant Jordi amb tu, regalar-te els llibres i omplir-te de t'estimos.

    ResponderEliminar
  14. Lo uno, bueno; lo segundo, imposible. Me gustó que me dedicases los minutos que hubieses empleado en el muro.

    ResponderEliminar
  15. Yo siempre he preferido los impares a los pares, la irregularidad a la regla... La Loren, sin ir más lejos, mostraba en su rostro toda la irrefrenable belleza que da la perfecta conjunción de rasgos imperfectos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  16. Montse quin comentari! :D
    A mi encara em queda pendent el
    tema del mur.. nosé que acabaré fent.

    Petons pels dos! Ens veiem dilluns.

    ResponderEliminar
  17. El muro lo es sólo de papel... De todas formas, el sentimiento amoroso nunca resta por escribir: si más no, siempre está escrito en el corazón.

    Garcilaso comienza su soneto V con este cuarteto:

    scrito está en mi alma vuestro gesto
    y cuanto yo escribir de vos deseo
    vos sola lo escribisteis; yo lo leo
    tan solo, que aun de vos me guardo en esto.

    ResponderEliminar