jueves, 4 de febrero de 2010

MICRORRELATO: El consentido

Durante toda su vida, sus padres lo consintieron tanto que hicieron de él un hombre consentido.

Y, claro, su mujer le fue infiel.

17 comentarios:

  1. Una buena medicina que deberá aprender a consentir le guste o no le guste a su sentir consentido. No sé si tiene mucho sentido esto que acabo de escribir, pero bueno...

    Besotes, Juanjo

    ResponderEliminar
  2. Ja, ja. ¿Sabes?, en la primera redacción, el escrito comenzaba: "Parece un sinsentido, pero no lo es."

    Besotes.

    ResponderEliminar
  3. Me ha gustado la conjunción de los dos significados de la palabra...

    Muchos besos consentidos y fieles.

    ResponderEliminar
  4. "consentido" - "sinsentido" ¡Buenísimo! Sonrío beatíficamente. ¡Gracias!
    Un abrazo libertario y tierno
    Hannah

    ResponderEliminar
  5. a mi también me ha gustado este guiño :)

    ResponderEliminar
  6. Primero me quedé ¿?¿?, pero después de consultar a mi amiga la RAE..
    Qué bueno!!! jajajaja, vaya juegos de palabras más geniales pones por aquí siempre!
    :)

    ResponderEliminar
  7. No sé si la relación de ideas es muy exacta pero al menos es afortunada como hallazgo lingüístico y ya eso es interesante. Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  8. Duro golpe de la vida... Mejor no ser tan consentido.
    Te viste genial.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  9. SAKK, mi gusto es que te guste.

    HANNAH, el abrazo libertario y, conociéndote como te conozco, me indica que tu sonrisa beatífica es de placidez. No obstante, por si fuese de bienaventuranza, daLe recuerdos ;p

    ESTEPA, siempre olvido decirte que le pedí a los Reyes más alumnos como tú en lo sucesivo.

    MARINUS, gran amiga esa tuya. Cuidaos la una a la otra.

    JOSELU, tu crítica es acertada. Con apenas planteamiento y desenlace, lo cierto es que sólo trata de ser, como lo califica Estepa, un guiño en doble sentido: como mensaje implícito que pueda sorprender y como destello dilógico.

    SALVADOR, sin duda mejor no serlo, si hubiese de acarrear tal consecuencia.

    Un abrazo a todos.

    ResponderEliminar
  10. jjjjjjj
    ¡Claro que es de polacidez, jnj, cómo puedes siquiera dudarlo!
    Otro abrazo libertario.

    PS ¿Te has enterado de la réplica en inglés con Babelfish que le han hecho a mi blog, rebautizándome como Carmen Braun? ¿Se te ocurre cómo puedo eliminarlo? Ya he escrito al webmaster de Blogia y al propio Babelfish -que es una compañía de traducción automático y software libre, por lo que se lava las manos- y no sé que más puedo hacer. Agradeceré cualquier ayuda tuya o de quienes te leen.

    Hannah

    ResponderEliminar
  11. Esas cosas pasan si se malacostumbra.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Me dá que la mujer era también una consentida.

    ResponderEliminar
  13. HANNAH, me enteré el otro día paseando por tu bitácora. Lo cierto es que no tengo ni idea del funcionamiento de ese tipo de servicios, pero creo que los que has dado son los pasos correctos. A ver si tienes más suerte con algún comentarista de por aquí o de por allá que pueda saber algo acerca de semejantes traducciones irreverentes.
    Braun, stepping jauntily.

    SEVEN, si se mal acostumbra a qué y, sobre todo, quién y cuándo. Aún me emociona tu paradójico dolor bajo el paraguas.

    TOMÀQUET, esa parte de la historia no se sabe. Pero, curiosamente, aunque el adjetivo tiene flexión de género, su monosemia es aplicable sólo al marido (sic).

    Un abrazo a las tres.

    ResponderEliminar
  14. Tienes un regalo en mi blog.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar